¡Lo que hay que ver! I

El huracán Katrina, que devastó Nueva Orleans en 2005, fue un castigo divino a la ciudad por sus costumbres inmorales y su tolerancia hacia la homosexualidad.

5 comentarios:

Rosa dijo...

Es que me parto!!!!

JA JA JO JO

¿Alguien ha contado el porcentage de gays en el Vaticano?

¿Se atreverá alguien?

Un par de citas evangélicas:
El que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

Ve la mota que hay en el ojo ajeno y no ven el pan que hay en el suyo.

Un abrazo y
que sigan con sus idioteces que nos hacen reir.

Rosa

Luna dijo...

Cada día la iglesia está más ida de la olla, es que nadie ve que esas costumbres inmorales y la homosexualidad han estado presentes desde el albor de la humanidad y que todo el mundo las tiene¿?

Lo dicho, cada día, pierden más el tiempo intentando mantener el negocio que preocupándose por los demás.

Un saludo!

Adolescencia Gay dijo...

Rosa y Luna, nuestro cerebro está cortado por el mismo patrón.

¿no podían centrarse en lo suyo?

¿no podían dejar de abrir heridas?

Menos mal que nos lo tomamos con humor, que si no .... :O

iker dijo...

Lo dice un humorista, no?

Por favor, a donde vamos a llegar...

Incomprendido Social dijo...

JA JA JA

por dios! ese señor ya esta delirando! dice tantas incoherencias que ni el mismo se las cree..

Si Dios castigase la inmoralidad con huracanes El Vaticano estaría volando los 365 días del año.

Saludos, me gusta mucho tu blog.